domingo, 15 de diciembre de 2019

Mantecados


Otro año que llega la Navidad y el anuncio con la cancioncilla de "vuelve a casa vuelve...por Navidad" y a veces unos vuelven pero otros no volverán jamás, pero lo que sí vuelve es el sentimiento de echar de menos a nuestros seres queridos que no están para celebrarlo y a veces nos da, o me da el bajoncillo pensando en cómo pasar alegre éstas fechas  si es triste que ya no estén, pero ¿sabéis? me gusta pensar que la vida es así, que algunas personas se van para siempre, y otras no se van pero desaparecen de nuestras vidas porque por algún motivo nos alejamos, pero también vienen personas nuevas a nuestras vida, bebés, amigos que se consolidan como tal o incluso amigos que vuelven a a nuestras vidas tras estar alejados, y es que así es vivir, vivir es pasar etapas, experimentar cambios, crecer y centrarte en ser feliz con lo que tienes y si no, perseguir lo que quieres hasta conseguirlo. 
Y con mis nuevos amigos voy a compartir éstos mantecados, compartir ésta Navidad y las que vengan , disfrutar el tiempo que la vida nos quiera brindar juntos...Ana, Kica, Paco y Quinto, amigos de "fiebre del sábado noche", del "blablacar del cole" de nuestros peques, de parques infantiles, de  "sólo un ratico de playa hasta...el anochecer", de "no te preocupes que yo me llevo a las niñas al cumple y las recojo",de compartir los mejores palmeritas de chocolate del mundo (las de la confitería Virgen del Carmen)...en fin, papis que empiezan por ser conocidos del cole y que se convierten en AMIGOS de vida. 
Y os dejo la receta para que la hagáis y la compartáis con amigos, con familiares o con quien os de la gana, pero sobre todo, con quien os haga feliz hacerlo. ¡Feliz Navidad!



INGREDIENTES:

  • 500 gr de harina tostada 
  • 500 gr de harina normal
  • 600 gr de manteca de cerdo ibérica
  • 500 gr de azúcar glas
  • 250 gr de almendra en granillo o molida
  • Sésamo tostado


Primero tostamos 500 gr de harina en una sartén, a fuego medio y removiendo continuamente con una cucharada de madera, hasta que se ponga un poco morenita y huela a tostada y no a cruda. La dejamos enfriar y la tamizamos (colamos con un colador para que se quede suelta y sin grumos). Precalentamos nuestro horno a 200ºC.
Mezclamos bien la manteca con el azúcar y después añadimos  las dos harinas tamizadas, por último le agregamos las almendras. Amasamos la masa y aplastando contra la superficie (éste paso me encanta, es súper relajante). Guardamos unos 30 minutos en el frigorífico y a continuación extendemos echando un poco de harina en la superficie o disponiendo sobre un papel de horno,  para que no se nos pegue . En último lugar estiramos con un rodillo hasta obtener una masa de unos 2 cm de grosor, cortamos con un cortapastas redondo y espolvoreamos el sésamo o ajonjolí por encima.
Disponemos en nuestra bandeja de horno y horneamos unos 12 minutos aproximadamente con el calor arriba y abajo, o bien hasta que veáis los mantecados doraditos. 
Los ponemos sobre una rejilla , con mucho cuidado porque se deshacen con facilidad y dejamos enfriar sobre una rejilla. 
Espero que no os parezca una receta complicada porque no lo es, y si nunca habéis probado los mantecados caseros, de verdad os digo que merece la pena hacerlos, si los haces, nunca más volverás a comprarlos...éso, o buscar una nuevo/a amigo/a que los haga y matas dos pájaros de un tiro, jajaja. 

PD: La receta es de mi "maestro Toni" de la Escuela de Hostelería de Almería...gracias-

2 comentarios:

Elisa Domínguez dijo...

¡Hola Noe! Que razón tienes con eso de que a veces estas fiestas nos da bajoncillo... pero bueno... unos van y otros vienen y hay que acostumbrarse a vivir con ello... Los mantecados se ven deliciosos.. yo hace tiempo que no los hago... porque suelo hacer más roscos de vino... pero me guardo la receta, porque me encanta, como te han quedado... Un beso.

No sin mi postre dijo...

Muchas gracias por tomarte tu tiempo en dejarme un comentario, además de una excelente repostera y fotografa, eres un encanto de persona. Un besito fuerte