jueves, 4 de enero de 2018

Roscón de Reyes (receta rápida SIN masa madre)



"Ya vienen los Reyes Magos, ya vienen los Reyes Magos, caminito de Belén, olé, olé, Holanda y olé, Holanda ya se ve, ya se ve , ya se ve"
Pues eso, que estamos a 1 día de la noche más esperada por niños y niñas de todas partes del mundo, la víspera de la Epifanía del Señor. Una tarde noche en la que  nos engalanamos para ir a la Cabalgata de los Reyes Magos, en la que metemos bolsas en los bolsillos de los abrigos para coger caramelos, en la que estamos nerviosos los mayores por ver a los peques tan ilusionados, y los peques nerviosos por saludar a sus Majestades. Por la noche, cuando volvemos a casa preparamos comida y bebida para que los camellos que vienen de Oriente tan cansados repongan fuerzas y por supuesto para agasajar a Melchor, Gaspar y Baltasar.
Y como manda la tradición, en todas las casas de España, los niños y niñas se levantan bien temprano el día de Reyes para ver los regalos que les han dejado, van a la cama de los papás y mamás para que los acompañemos y tras ver los regalos, desayunamos un chocolate calentito con un buen trozo de roscón de Reyes...ainssss que día más bonito y que riquísimo está el roscón, y sobre todo si es hecho en casa. Así que si aún no has hecho tu roscón, mira esta receta que es bien facilita y que te aseguro que te sorprenderá en primer lugar el sabor, y el olor que deja en toda la casa, y en segundo lugar te sorprenderá el orgullo que se siente cuando haces  el roscón en casa y escuchas  a todo el mundo saborear su trozo de roscón. 



INGREDIENTES: 



  • 2 huevos medianos
  • 160ml de leche
  • 480gr de harina de fuerza (es muy importante hacerlo con este tipo de harina)
  • 8gr de levadura seca o de panadería (NO es la química tipo Royal)
  • 60gr de mantequilla
  • 80gr de azúcar blanco
  • 30gr de miel (yo he usado sabor a naranja)
  • 5gr de sal
  • 2 cucharaditas de agua de azahar (si es esencia mirar las equivalencias en el envase)
  • 1 cucharadita de ron (yo he usado ron miel)
  • Corteza de naranja y de limón
  • 2 palos de canela
  • Nata, crema pastelera, nutella...
  • Frutas confitadas, perlas de azúcar, azúcar glas, almendras laminadas, guindas en almíbar...


  • Ponemos a hervir la leche con la canela, las cortezas de limón y naranja, y cuando rompa a hervir lo apartamos del fuego y dejamos infusionar. Cuando la leche esté templada, es el momento de añadirle el agua de azahar, la miel, el ron, el azúcar y la sal. 
    Por otro lado, en un bol batimos los huevos y los mezclamos con la leche. A este liquido le vamos añadiendo poco a poco la harina mezclada con la levadura hasta obtener una masa homogénea, yo lo he hecho con el gancho de la amasadora, pero podéis hacerlo a mano. A continuación, le agregamos la mantequilla cortada en dados y seguimos amasando, hasta que ésta quede bien integrada. Sacamos nuestra masa del bol y lo untamos con un poco de aceite. Volvemos a meter la masa en el bol, lo tapamos  con film transparente y dejamos reposar una hora en un lugar cálido (si hace mucho frío en nuestra cocina, podemos poner el horno a 50º y meter dentro la masa con la puerta entreabierta), o hasta que haya doblado el volumen. 
    Pasado el tiempo, enharinamos nuestra encimera o superficie lisa, nos untamos las manos con aceite porque la masa es muy pegajosa y hacemos una bola con la masa. A continuación, sacamos nuestra bandeja del horno y ponemos papel de hornear, para disponernos a hacerle un gran agujero en medio, (podemos ponerle un aro para que no pierda la forma, pero no es necesario). De nuevo dejamos reposar unos 45 minutos. 
    Pintamos nuestro roscón con huevo batido y decoramos según nuestro gusto. Horneamos a 190º durante unos 20 o 25 minutos dependiendo de lo cocido que nos guste . Hay que vigilarlo para que no se pase del punto dorado, porque si se pasa quedará duro en vez de esponjoso. 
    Lo podemos comer solo o con relleno, (para cortarlo para rellenar hay que esperar a que esté totalmente frío)
    De verdad que merece la pena hacerlo, no es una leyenda urbana eso de que saben distintos a los comprados, jejeje. 



    domingo, 24 de diciembre de 2017

    Miguelitos



    ¡Corred, corred, que aún estáis a tiempo de hacer un postre en casa para la noche más familiar del año! Es una receta tan fácil y resultona, que cualquier estudiante podría hacerla en un plis plas, sólo necesitas tener unos pocos ingredientes, encender el horno, y ponerle mucho amor del navideño.
    Espero que mis estudiantes favoritos, la hagan con cariño y que disfruten haciéndola tanto como disfruté yo con ellos y ellas en clase. Mis futuros mediadores comunicativos del IES Nº1- Universidad Laboral de Málaga que con ellos y ellas me estrené como "profe", y pude vivir una de las experiencias que más me han hecho disfrutar y sentirme realizada profesionalmente. Juntos a mis estudiantes trabajé duro para transmitirles el amor hacia una profesión tan bonita como es mediar entre personas sordas, sordociegas y con problemas en la comunicación; una profesión en la que se aprende una lengua tan maravillosa como es la Lengua de Signos Española y una profesión en la que si no tienes vocación, difícilmente te puedas dedicar a ella. Os deseo todas la suerte del mundo...¡os quiero!
    Agradecer a mis compañeras Ana, Carmen, Emi, Miguel, Patricia y Virtudes su ayuda incondicional y al equipo directivo y conserjes del IES Nº1 de Málaga, su acogida calurosa desde el principio. ¡Besos y Feliz Navidad! ¡Feliz Navidad para tod@s!

    INGREDIENTES:

    1 plancha de hojaldre (a mi me gusta la del Lidl)
    3 yemas grandes de huevo 
    300 ml de leche entera (1 vaso y medio)
    6 cucharadas  grandes rasas de azúcar 
    1 cucharada grande colmada de harina de maíz (Maizena)
    1 vaina de vainilla (opcional)
    Azúcar glas para espolvorear

    Precalentamos el horno a 200º. Lo primero que haremos será preparar la crema pastelera; en un cazo mediano pondremos un vaso de leche con 3 de las cucharadas de azúcar y la vaina de vainilla. El otro medio vaso de leche lo reservamos para desliar la harina, removemos bien para que no queden grumos y lo agregamos al cazo. Por otro lado, batimos las 3 yemas con las 3 cucharadas restantes de azúcar y lo mezclamos bien con la leche del cazo. Lo llevamos a ebullición a fuego lento y removemos todo el tiempo hasta que la crema quede bien espesita.
    Ponemos la plancha sobre la encimera y con un cortapizza o un cuchillo bien afilado, cortamos en porciones cuadradas y metemos en el horno, cuando estén doradas, aproximadamente 10 minutos, las sacamos y dejamos enfriar. Cada uno de los cuadraditos los dividimos por la mitad usando el cuchillo afilado.
    Por último, montamos los Miguelitos, poniendo la crema sobre los cuadrados de hojaldre y poniendo una tapa encima. Espolvoreamos con mucha azúcar glas, y como dije, estarán hechos en un plis plas. 



    domingo, 30 de abril de 2017

    Bundt cake marmolado



    Hace sólo unos días, celebraba junto a mi marido nuestros 15 años de casados. Hemos hecho un viajecito precioso e inolvidable para celebrarlo, con nuestros amigos y compañeros de viaje Pepito y M.Mar. 
    La verdad es que viajar es un placer para los sentidos, disfrutas y aprendes de otras culturas a través de sus monumentos, de su historia, de su gastronomía, y sobre todo de sus gentes. 
    Así que entre el viajecito, la Semana Santa, reuniones con amigos de siempre y con otros más recientes...se ha pasado el mes de abril volando y es por esto por lo que sí o sí tenía que traeros hoy la receta del mes de abril. 
    Es un bizcocho que siempre me llamó la atención pero que nunca había encontrado una receta que me encantara y sorprendiera. Y ésta del libro "Chocolate" de Sandra Mangas de La receta de la Felicidad, puedo aseguraros que es la perfecta, como todo lo que ella hace. Así que animaos a hacerla y ya veréis como os sorprende la mezcla de sabores y la esponjosidad. 

    INGREDIENTES:

    300 gr de azúcar blanca
    6 huevos tamaño M
    250 ml de leche entera 
    250 gr de aceite de girasol 
    350 gr de harina de trigo normal
    3 cucharadas pequeñas de levadura tipo Royal
    3 cucharadas de cacao en polvo mezcladas con 125 ml de leche
    1 pizca de sal 
    1 cucharadita de esencia de vainilla 

    En primer lugar encendemos el horno a 180°. Preparamos el molde echándole spray anti-adherente o mantequilla y después harina para poder desmoldar bien nuestro bizcocho.
    Batimos los huevos con el azúcar durante unos 5 minutos y a máxima velocidad hasta que se quede una mezcla blanquecina o haya doblado el tamaño. A continuación añadimos la leche y el aceite y volvemos a batir, después ponemos la harina, la levadura, la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que quede todo bien integrado. 
    Dividimos la masa en dos partes y a una le añadimos el cacao con la leche. Echamos las masas en el molde alternandolas y horneamos durante 45 minutos aproximadamente. Lo dejamos enfriar en el molde sobre una rejilla mínimo durante 10 minutos. 
    Una vez este frío podemos decorar con azúcar glass o bien con una ganaché de chocolate.




    jueves, 23 de marzo de 2017

    Galletas de crema de cacahuete


    El mes pasado os hablaba de mis propósitos para éste año y aquí estoy publicando la receta al final del mes  marzo...ufff, casi no llego a tiempo y no cumplo el propósito. Pero en ésta ocasión tengo la excusa perfecta, y es que estoy pasando por un perido en el que tengo menos tiempo del que tenía, porque soy ..."una madre a la fuga",éstas fueron las palabras de mi hija de 6 años a su seño: "Mi madre, el lunes se fue de mi casa para mucho tiempo a un sitio lejos que no sé como se llama, y sin mi padre, ni mi hermana, ni yo, y por eso estoy triste", ainssss, así contado parece una tragedia, pero aunque con un gran sacrificio familiar tiene una historia feliz detrás, y es que he cambiado temporalmente de trabajo, a un trabajo que me encanta, como profesora en un ciclo formativo y en una ciudad que adoro,Málaga,  porque es la ciudad de mi padre y como consecuencia la de mi familia. Y aquí estoy, así de sopetón y más feliz que una perdiz, pero inevitablemente con un pellizquito en el corazón por no ver a mi marido y a mis niñas de lunes a viernes. Y éstas galletas se las dedico a ellas y a él, a mis niñas porque son buenas, responsables, cariñosas, detallistas y me adoran y a mi marido, Víctor, que de lunes a viernes hace de madre y de padre, con todo el estrés que supone llevar la casa él solo, ocuparse de las niñas día y noche, aguantar la distancia y sobre todo, porque siempre me apoya incondicionalmente en las decisiones que tomo, porque me hace sentir muy querida y porque estoy orgullosísima de él. ¡Os quiero!
    Y como los niños y niñas siempre dicen la verdad, os dejo con las galletas más riquísimas del mundo y del universo que hayáis probado nunca. Conclusión sacada tras la valoración de mis hijas al comerlas, jejeje. La receta original es de Alma Obregón. 

    INGREDIENTES: 
    • 1 huevo tamaño L
    • 115g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
    • 100g de azúcar moreno
    • 50g de azúcar blanco
    • 180g de mantequilla de cacahuete (si puede ser con trocitos, mejor)
    • 1 cucharadita  extracto de vainilla
    • 1pizca de bicarbonato sódico
    • 160g de harina normal de trigo
    • Un puñado de M&M's. 

    Precalentamos el horno a 180ºC y comenzamos batiendo durante un buen tiempo con varillas eléctricas a poder ser (si no, no pasa nada, mezclamos enrgicamente),  el huevo con el azúcar blanco y moreno, hasta que quede una crema. Agregamos seguidamente la mantequilla, la crema de cacahuete y la esencia de vainilla y mezclamos hasta integrar, por último tamizamos la harina y el bicarbonato y lo añadimos a la mezcla sin mezclar demasiado. Añadimos los M&M's y mezclamos de nuevo con una espátula.
    Ahora hacemos unas bolas y le ponemos otros M&M's clavados encima. Si no hace demasiado calor no hace falta que refrigeremos la masa, si no, pues unos 30 minutos.
    Disponemos las bolas sobre papel de hornerar en la bandeja y horneamos a 180ºC durante unos 12 minutos, vigilando que queden doraditas y que no se quemen. 
    Las dejamos enfriar en la bandeja unos minutos y finalmente las pasamos a enfriar a una rejilla. 
    Aviso...¡¡son adictivas!! 
    Muchos besos y hasta la próxima.



    domingo, 5 de febrero de 2017

    Bizcocho marmolado de Chocolate a la Naranja



    Hemos estrenado ya el mes de febrero y con él, un mes para haber podido poner en práctica algunos propósitos, ¿quién no ha hecho alguna vez una lista de propósitos en enero? Pues bien, yo soy de las que todos los años hago la famosa lista, y claro, todos los años hay propósitos que se repiten por no haberlos cumplido el año anterior, ainsssss y bueno, pues como tod@s los que estáis por aquí sois de confianza, seguidores o al menos tenemos en común que nos gusta hacer repostería y disfrutarla comiendo, pues he decidido que voy a compartir algunos de esos propósitos con vosotr@s. Ahí va mi lista:
    1. Mejorar el inglés (por no decir, aprender de una vez por todas)
    2. Adelgazar (ya no pienso ni en cuantos kilos, me conformo con adelgazar).
    3. Ir al gimnasio ( pero de forma habitual, no unos días al año, eso no cuenta)
    4. Publicar mínimo una receta al mes (ésta ya veis que no la he cumplido).
    5. Ser más ordenada. (no me refiero a tener el armario ordenado por colores o prendas, a eso ni aspiro)
    6. Gestionar bien mi tiempo. (o cómo priorizar en la vida)
    7. Ser más asertiva (cuantos disgustos me evitaría)
    8. Intentar no gritar a mis hijas cuando me enfado con ellas. (ésta la más importante :()
    9. Hacer un viajecito al año (por supuesto siempre en compañía de mi churri, que el viajar es cultura, jejeje)
    10. Beber más agua (sobretodo intentar no deshidratarme)
    ¿Qué, tenemos algún propósito en común?

    Pues no me enrollo más y os dejo la receta de éste bizcocho marmolado, que es una delicia para los sentidos.

    INGREDIENTES:

    • 250 gr de mantequilla a punto pomada (ablandada)
    • 250 gr de azúcar
    • 1 ralladura de naranja
    • 3 huevos
    • 125 gr de maicena (harina de maíz)
    • 375 gr de harina
    • 1 sobre de levadura tipo royal
    • 125 ml de leche templada
    • 1 naranja exprimida
    • 50 gr de cacao en polvo
    • 100 gr de chocolate para postres
    • 100 gr de nata
    Precalentamos el horno a 200ºC en primer lugar. A continuación batimos la mantequilla con 200 gr de azúcar con unas varillas hasta conseguir que la mezcla duplique su volumen. Agregamos los huevos de uno en uno hasta que estén bien incorporados.
    Mezclamos la harina, y la levadura y la tamizamos (colamos para que no queden grumos), la incorporamos a la mezcla anterior intercalándola con la leche (reservamos medio vasito) y el zumo de naranja y la mitad de la ralladura de naranja 
    Preparamos un molde con mantequilla y harina y vertemos dos terceras partes en él. Mezclamos el resto de la masa con el cacao, los 50 gramos de azúcar restantes y la leche que hemos reservado. Vertemos sobre la mezcla clara y mezclamos con un tenedor con movimientos envolventes.
    Bajamos la temperatura del horno a 180ºC y horneamos durante unos 50 minutos a media altura. Comprobamos que está hecho pinchando con un palillo. Dejamos enfriar sobre una rejilla.
    Preparamos la cobertura calentando la nata, y cuando ésta hierva, echamos el chocolate troceado y la ralladura de naranja que habíamos reservado. Esperamos a que esté templado y vertemos sobre nuestro bizcocho.
    A priori puede parecer complicado, pero de verdad que es facilito y nos queda un bizcocho súper jugoso y aromático.





    viernes, 9 de diciembre de 2016

    Hojaldrinas


    Las hojaldrinas son mi dulce navideño favorito desde pequeña, entonces no me gustaban los mantecados ni los polvorones, tan solo las hojaldrinas y me podía comer todas las que tuviera delante...
    Hace como unos 8 años, por éstas fechas, tuve la oportunidad de realizar un curso de repostería tradicional navideña en la Escuela de Hostelería del IES Almeraya, donde aprendimos a hacer mantecados, polvorones, hojaldrinas y cocos, y tuvimos el privilegio de usar sus herramientas, hornos, instalaciones, etc., todo un lujo. El poder ver en directo como elaborar una receta, he de decir, que no es lo mismo que leerla y luego interpretarla a tu manera.
    Y al hilo de interpretar las recetas "a su manera" es  por lo que os quiero contar una anécdota muy graciosa de uno de los profesores que nos impartió el curso, Antonio Miguel Hernández Pérez, al cual admiro como profesional de la restauración y al cual aprecio como persona. Y es que Toni, como lo llaman en su casa, es una persona de esas con un humor irónico y rápido que hacen reír a todo el mundo, y que cae bien desde el primer instante que lo conoces, además de ser súper detallista (desde aquí aprovecho para agradecerle que me regalara mi primer termómetro de cocina). Y volviendo a lo de interpretar a "su manera" las recetas, es que Toni llama a los postres de su hermana, "postres Pokemon" porque dicen que cambian de estado y forma, de sólido a líquido en un plis plás, y dedica poemas tan divertidos como éste: "Anoche cuando dormía, soñé bendita ilusión, que mi hermana hacia un postre , que no era un mojón", Jajajaja. Un genio en los fogones y como veis también de la prosa.
    En definitiva, que os dejo la receta de hojaldrinas que tengo guardada como oro en paño de la Escuela de Hostelería de Almería, y que de verdad os animéis a hacerlas porque el sabor no tiene nada que ver con las compradas, están infinitamente más buenas, es comer una y no poder parar hasta terminar con todas, advertidos estáis.





     HOJALDRINAS O NEVADITOS

    Ingredientes:
    • 1/2 kg de harina de uso normal
    • 1/2 kg de harina de fuerza
    • 600 gr de manteca de cerdo
    • 200 gr de vino blanco
    • 1 ralladura de limón
    • 1/2 limón exprimido
    • 100 gr de azúcar
    • 10 gr de sal
    • 30 gr de levadura tipo Royal (esto sólo si no queréis hojaldrar la masa)
    Mezclamos nuestras dos harinas en un recipiente y una vez mezcladas hacemos un volcán con un hueco central bastante grande donde ponemos el resto de ingredientes, la manteca de cerdo, el vino, el limón, el azúcar y la sal. Comenzamos a amasar de fuera a dentro hasta conseguir mezclar todos los ingredientes muy bien. Una vez que tengamos nuestra masa la envolvemos el papel film y la metemos durante 1/2 hora en el frigorífico.
    Pasado este tiempo, precalentamos nuestro horno a 200ºC .
    Ponemos en nuestra superficie de estirar un poco de harina para que la masa no se pegue y otra poca en la superficie de la masa y estiramos bien con un rodillo. Ahora vamos a hojaldrar en el caso de que no hayáis echado la levadura (yo prefiero sin levadura) y es que tenemos que doblar nuestra masa sobre sí unas cuantas veces girando 90 ºC antes de volverla a plegar y volvemos estirar hasta dejar nuestra masa con 2 cm de grosor. Cortamos con nuestro cortapastas y en una bandeja de horno, donde habremos puesto papel de hornear disponemos nuestras hojaldrinas. Horneamos durante unos 18 minutos (si veis que se están dorando demasiado cuando lleven unos 12 minutos podemos poner papel de plata arriba para que no se sigan tostando y se hagan bien por dentro).
    Nada más sacarlas del horno las espolvoreamos con azúcar glas y las dejamos enfriar. Una vez fría las rebozaremos en azúcar glas y ya tenemos listas nuestras hojaldrinas.

    ¡Feliz Navidad para tod@s!