domingo, 30 de abril de 2017

Bundt cake marmolado



Hace sólo unos días, celebraba junto a mi marido nuestros 15 años de casados. Hemos hecho un viajecito precioso e inolvidable para celebrarlo, con nuestros amigos y compañeros de viaje Pepito y M.Mar. 
La verdad es que viajar es un placer para los sentidos, disfrutas y aprendes de otras culturas a través de sus monumentos, de su historia, de su gastronomía, y sobre todo de sus gentes. 
Así que entre el viajecito, la Semana Santa, reuniones con amigos de siempre y con otros más recientes...se ha pasado el mes de abril volando y es por esto por lo que sí o sí tenía que traeros hoy la receta del mes de abril. 
Es un bizcocho que siempre me llamó la atención pero que nunca había encontrado una receta que me encantara y sorprendiera. Y ésta del libro "Chocolate" de Sandra Mangas de La receta de la Felicidad, puedo aseguraros que es la perfecta, como todo lo que ella hace. Así que animaos a hacerla y ya veréis como os sorprende la mezcla de sabores y la esponjosidad. 

INGREDIENTES:

300 gr de azúcar blanca
6 huevos tamaño M
250 ml de leche entera 
250 gr de aceite de girasol 
350 gr de harina de trigo normal
3 cucharadas pequeñas de levadura tipo Royal
3 cucharadas de cacao en polvo mezcladas con 125 ml de leche
1 pizca de sal 
1 cucharadita de esencia de vainilla 

En primer lugar encendemos el horno a 180°. Preparamos el molde echándole spray anti-adherente o mantequilla y después harina para poder desmoldar bien nuestro bizcocho.
Batimos los huevos con el azúcar durante unos 5 minutos y a máxima velocidad hasta que se quede una mezcla blanquecina o haya doblado el tamaño. A continuación añadimos la leche y el aceite y volvemos a batir, después ponemos la harina, la levadura, la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que quede todo bien integrado. 
Dividimos la masa en dos partes y a una le añadimos el cacao con la leche. Echamos las masas en el molde alternandolas y horneamos durante 45 minutos aproximadamente. Lo dejamos enfriar en el molde sobre una rejilla mínimo durante 10 minutos. 
Una vez este frío podemos decorar con azúcar glass o bien con una ganaché de chocolate.




jueves, 23 de marzo de 2017

Galletas de crema de cacahuete


El mes pasado os hablaba de mis propósitos para éste año y aquí estoy publicando la receta al final del mes  marzo...ufff, casi no llego a tiempo y no cumplo el propósito. Pero en ésta ocasión tengo la excusa perfecta, y es que estoy pasando por un perido en el que tengo menos tiempo del que tenía, porque soy ..."una madre a la fuga",éstas fueron las palabras de mi hija de 6 años a su seño: "Mi madre, el lunes se fue de mi casa para mucho tiempo a un sitio lejos que no sé como se llama, y sin mi padre, ni mi hermana, ni yo, y por eso estoy triste", ainssss, así contado parece una tragedia, pero aunque con un gran sacrificio familiar tiene una historia feliz detrás, y es que he cambiado temporalmente de trabajo, a un trabajo que me encanta, como profesora en un ciclo formativo y en una ciudad que adoro,Málaga,  porque es la ciudad de mi padre y como consecuencia la de mi familia. Y aquí estoy, así de sopetón y más feliz que una perdiz, pero inevitablemente con un pellizquito en el corazón por no ver a mi marido y a mis niñas de lunes a viernes. Y éstas galletas se las dedico a ellas y a él, a mis niñas porque son buenas, responsables, cariñosas, detallistas y me adoran y a mi marido, Víctor, que de lunes a viernes hace de madre y de padre, con todo el estrés que supone llevar la casa él solo, ocuparse de las niñas día y noche, aguantar la distancia y sobre todo, porque siempre me apoya incondicionalmente en las decisiones que tomo, porque me hace sentir muy querida y porque estoy orgullosísima de él. ¡Os quiero!
Y como los niños y niñas siempre dicen la verdad, os dejo con las galletas más riquísimas del mundo y del universo que hayáis probado nunca. Conclusión sacada tras la valoración de mis hijas al comerlas, jejeje. La receta original es de Alma Obregón. 

INGREDIENTES: 
  • 1 huevo tamaño L
  • 115g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 100g de azúcar moreno
  • 50g de azúcar blanco
  • 180g de mantequilla de cacahuete (si puede ser con trocitos, mejor)
  • 1 cucharadita  extracto de vainilla
  • 1pizca de bicarbonato sódico
  • 160g de harina normal de trigo
  • Un puñado de M&M's. 

Precalentamos el horno a 180ºC y comenzamos batiendo durante un buen tiempo con varillas eléctricas a poder ser (si no, no pasa nada, mezclamos enrgicamente),  el huevo con el azúcar blanco y moreno, hasta que quede una crema. Agregamos seguidamente la mantequilla, la crema de cacahuete y la esencia de vainilla y mezclamos hasta integrar, por último tamizamos la harina y el bicarbonato y lo añadimos a la mezcla sin mezclar demasiado. Añadimos los M&M's y mezclamos de nuevo con una espátula.
Ahora hacemos unas bolas y le ponemos otros M&M's clavados encima. Si no hace demasiado calor no hace falta que refrigeremos la masa, si no, pues unos 30 minutos.
Disponemos las bolas sobre papel de hornerar en la bandeja y horneamos a 180ºC durante unos 12 minutos, vigilando que queden doraditas y que no se quemen. 
Las dejamos enfriar en la bandeja unos minutos y finalmente las pasamos a enfriar a una rejilla. 
Aviso...¡¡son adictivas!! 
Muchos besos y hasta la próxima.



domingo, 5 de febrero de 2017

Bizcocho marmolado de Chocolate a la Naranja



Hemos estrenado ya el mes de febrero y con él, un mes para haber podido poner en práctica algunos propósitos, ¿quién no ha hecho alguna vez una lista de propósitos en enero? Pues bien, yo soy de las que todos los años hago la famosa lista, y claro, todos los años hay propósitos que se repiten por no haberlos cumplido el año anterior, ainsssss y bueno, pues como tod@s los que estáis por aquí sois de confianza, seguidores o al menos tenemos en común que nos gusta hacer repostería y disfrutarla comiendo, pues he decidido que voy a compartir algunos de esos propósitos con vosotr@s. Ahí va mi lista:
  1. Mejorar el inglés (por no decir, aprender de una vez por todas)
  2. Adelgazar (ya no pienso ni en cuantos kilos, me conformo con adelgazar).
  3. Ir al gimnasio ( pero de forma habitual, no unos días al año, eso no cuenta)
  4. Publicar mínimo una receta al mes (ésta ya veis que no la he cumplido).
  5. Ser más ordenada. (no me refiero a tener el armario ordenado por colores o prendas, a eso ni aspiro)
  6. Gestionar bien mi tiempo. (o cómo priorizar en la vida)
  7. Ser más asertiva (cuantos disgustos me evitaría)
  8. Intentar no gritar a mis hijas cuando me enfado con ellas. (ésta la más importante :()
  9. Hacer un viajecito al año (por supuesto siempre en compañía de mi churri, que el viajar es cultura, jejeje)
  10. Beber más agua (sobretodo intentar no deshidratarme)
¿Qué, tenemos algún propósito en común?

Pues no me enrollo más y os dejo la receta de éste bizcocho marmolado, que es una delicia para los sentidos.

INGREDIENTES:

  • 250 gr de mantequilla a punto pomada (ablandada)
  • 250 gr de azúcar
  • 1 ralladura de naranja
  • 3 huevos
  • 125 gr de maicena (harina de maíz)
  • 375 gr de harina
  • 1 sobre de levadura tipo royal
  • 125 ml de leche templada
  • 1 naranja exprimida
  • 50 gr de cacao en polvo
  • 100 gr de chocolate para postres
  • 100 gr de nata
Precalentamos el horno a 200ºC en primer lugar. A continuación batimos la mantequilla con 200 gr de azúcar con unas varillas hasta conseguir que la mezcla duplique su volumen. Agregamos los huevos de uno en uno hasta que estén bien incorporados.
Mezclamos la harina, y la levadura y la tamizamos (colamos para que no queden grumos), la incorporamos a la mezcla anterior intercalándola con la leche (reservamos medio vasito) y el zumo de naranja y la mitad de la ralladura de naranja 
Preparamos un molde con mantequilla y harina y vertemos dos terceras partes en él. Mezclamos el resto de la masa con el cacao, los 50 gramos de azúcar restantes y la leche que hemos reservado. Vertemos sobre la mezcla clara y mezclamos con un tenedor con movimientos envolventes.
Bajamos la temperatura del horno a 180ºC y horneamos durante unos 50 minutos a media altura. Comprobamos que está hecho pinchando con un palillo. Dejamos enfriar sobre una rejilla.
Preparamos la cobertura calentando la nata, y cuando ésta hierva, echamos el chocolate troceado y la ralladura de naranja que habíamos reservado. Esperamos a que esté templado y vertemos sobre nuestro bizcocho.
A priori puede parecer complicado, pero de verdad que es facilito y nos queda un bizcocho súper jugoso y aromático.





viernes, 9 de diciembre de 2016

Hojaldrinas


Las hojaldrinas son mi dulce navideño favorito desde pequeña, entonces no me gustaban los mantecados ni los polvorones, tan solo las hojaldrinas y me podía comer todas las que tuviera delante...
Hace como unos 8 años, por éstas fechas, tuve la oportunidad de realizar un curso de repostería tradicional navideña en la Escuela de Hostelería del IES Almeraya, donde aprendimos a hacer mantecados, polvorones, hojaldrinas y cocos, y tuvimos el privilegio de usar sus herramientas, hornos, instalaciones, etc., todo un lujo. El poder ver en directo como elaborar una receta, he de decir, que no es lo mismo que leerla y luego interpretarla a tu manera.
Y al hilo de interpretar las recetas "a su manera" es  por lo que os quiero contar una anécdota muy graciosa de uno de los profesores que nos impartió el curso, Antonio Miguel Hernández Pérez, al cual admiro como profesional de la restauración y al cual aprecio como persona. Y es que Toni, como lo llaman en su casa, es una persona de esas con un humor irónico y rápido que hacen reír a todo el mundo, y que cae bien desde el primer instante que lo conoces, además de ser súper detallista (desde aquí aprovecho para agradecerle que me regalara mi primer termómetro de cocina). Y volviendo a lo de interpretar a "su manera" las recetas, es que Toni llama a los postres de su hermana, "postres Pokemon" porque dicen que cambian de estado y forma, de sólido a líquido en un plis plás, y dedica poemas tan divertidos como éste: "Anoche cuando dormía, soñé bendita ilusión, que mi hermana hacia un postre , que no era un mojón", Jajajaja. Un genio en los fogones y como veis también de la prosa.
En definitiva, que os dejo la receta de hojaldrinas que tengo guardada como oro en paño de la Escuela de Hostelería de Almería, y que de verdad os animéis a hacerlas porque el sabor no tiene nada que ver con las compradas, están infinitamente más buenas, es comer una y no poder parar hasta terminar con todas, advertidos estáis.





 HOJALDRINAS O NEVADITOS

Ingredientes:
  • 1/2 kg de harina de uso normal
  • 1/2 kg de harina de fuerza
  • 600 gr de manteca de cerdo
  • 200 gr de vino blanco
  • 1 ralladura de limón
  • 1/2 limón exprimido
  • 100 gr de azúcar
  • 10 gr de sal
  • 30 gr de levadura tipo Royal (esto sólo si no queréis hojaldrar la masa)
Mezclamos nuestras dos harinas en un recipiente y una vez mezcladas hacemos un volcán con un hueco central bastante grande donde ponemos el resto de ingredientes, la manteca de cerdo, el vino, el limón, el azúcar y la sal. Comenzamos a amasar de fuera a dentro hasta conseguir mezclar todos los ingredientes muy bien. Una vez que tengamos nuestra masa la envolvemos el papel film y la metemos durante 1/2 hora en el frigorífico.
Pasado este tiempo, precalentamos nuestro horno a 200ºC .
Ponemos en nuestra superficie de estirar un poco de harina para que la masa no se pegue y otra poca en la superficie de la masa y estiramos bien con un rodillo. Ahora vamos a hojaldrar en el caso de que no hayáis echado la levadura (yo prefiero sin levadura) y es que tenemos que doblar nuestra masa sobre sí unas cuantas veces girando 90 ºC antes de volverla a plegar y volvemos estirar hasta dejar nuestra masa con 2 cm de grosor. Cortamos con nuestro cortapastas y en una bandeja de horno, donde habremos puesto papel de hornear disponemos nuestras hojaldrinas. Horneamos durante unos 18 minutos (si veis que se están dorando demasiado cuando lleven unos 12 minutos podemos poner papel de plata arriba para que no se sigan tostando y se hagan bien por dentro).
Nada más sacarlas del horno las espolvoreamos con azúcar glas y las dejamos enfriar. Una vez fría las rebozaremos en azúcar glas y ya tenemos listas nuestras hojaldrinas.

¡Feliz Navidad para tod@s!









viernes, 2 de diciembre de 2016

Galletas con crema de avellanas



This post is written in english, because I believe learning to speak english is very important. ¡Que noooooo, que es broma, jajaja!
Es sólo que quería demostraros que estoy estudiando inglés, que en realidad, como muchos españoles y españolas, llevo estudiando inglés desde los 11 años, es decir, desde que estudiaba en 6º de EGB, y aunque siempre se me dio bien, o al menos eso me creía yo, el avance es muy poco notable si hacemos cálculos de cuantos años hace que comencé a estudiar. En fin, pues que éste año me propuse estudiar inglés para intentar obtener la acreditación B2, y animada porque lo íbamos a hacer en grupo la aventura comenzó el pasado octubre y para ellas y ellos va dedicado hoy éste post, para mis compis de clase de los viernes, dónde nos reuníamos Jose Antonio (alias Carrefuly), un puntazo de chaval , Elías el empollón más cariñoso y amable que me he encontrado en mi vida, Mª Mar my best friend y su célebre frase "up down", Daniel un chico encantador con un humor súper inteligente , las trillizas: Enca, cuando habla sentencia y te mueres de la risa, Mirella ingeniosa y con una "incredible" verborrea , Gema silenciosa a la par que encantadora y yo, todos con nuestros nervios, nuestras vergüenzas, nuestras bromas  y anécdotas intentando contarlas en inglés y muriendo de risa y todo ello ante los ojos atónitos de la teacher, esa bendita teacher called Eva, que consiguió el jubileo  después de darnos clases éste año, jajaja. Y es que aunque con resultados fallidos para unos pocos, entre los que me encuentro, he de decir, que además de una santa por su paciencia, es una grandísima profesora la cual nos hizo durante esos meses aprender inglés de una manera súper amena. Y en eso estoy, a ver si en éste mes que entra, consigo por fin mi acreditación. Y éstas galletitas tan ricas que hice un día para todos mis compis, hoy las quiero compartir con todos los que me seguís, dejándoos la receta, porque están realmente...delicious!!!!

PD: "Compis", I miss you all!!!




GALLETAS CON CREMA DE AVELLANAS
Ingredientes para unas 15 galletas:
  • 180 gr de crema de avellanas (yo usé la de la Vieja Fábrica, pero podéis usar Nutella, o cualquier otra)
  • 1 huevo L
  • 150 gr de harina de repostería o bizcochona (es decir, que lleva la levadura incorporada)
  • Crema de avellanas para el relleno
En primer lugar, vamos a precalentar el horno a 180Cº. (No vamos a necesitar batidora).
En un bol ponemos la crema de avellanas y el huevo y removemos bien hasta conseguir que quede bien mezclado.  A continuación, comenzamos a echar la harina, poquito a poco para que sea fácil incorporarla y que quede una masa bien homogénea.
Cuando tengamos lista la masa , forramos nuestra bandeja de horno con papel y comenzamos a dar forma a las galletas. Primero nos humedeceremos las manos con agua para que se nos pegue la masa lo menos posible, (pero se os pegará irremediablemente, no pasa nada, es así) y hacemos bolitas. Vamos poniendo las bolas de una en una en la bandeja y en el centro presionamos con el dedo para poder hacerles un agujero para luego rellenar.
Horneamos nuestras galletas durante 10 minutos a 180Cº. Pasado éste tiempo, las sacamos y las dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez enfriadas del todo, pondremos en el centro de cada galleta un poquito de crema de avellanas, and...Cookies are ready!!!
Como veis son súper sencillas de hacer y no tardamos más de 20 minutos en todo el proceso.






domingo, 20 de noviembre de 2016

Magdalenas



Magdalenas, o como diría mi hija Aitana, "Mandalenas". Pues aquí os dejo una receta infalible de estos pequeños bizcochos, que gustan lo mismo a mayores que a pequeños y que apetecen comer a cualquier hora, en el desayuno, como merienda o después de almorzar con un café , y la ventaja que tienen es que son muy fáciles de hacer, si sabes hacer un bizcocho, puedes hacer magdalenas y además solo necesitamos ingredientes que solemos tener en casa, y con ésta receta de Postreadicción siempre, siempre salen esponjosas y con el copete alto. El truco está en refrigerar la masa, y esto a priori puede echar para atrás, sobre todo si sois como yo un pelín impacientes, pero si en vez de meter la masa en el frigorífico, la metéis en el congelador, que ha sido lo que he hecho esta última vez, el resultado es igual de bueno, y sólo es media hora, y en éste tiempo pues aprovechas para comer algo de chocolate, leer un capítulo de un libro, por ejemplo "Sexo con amor es magia y si no, gimnasia", por cierto libro que os recomiendo, si queréis divertiros y pasar un buen rato leyendo, o recoger la cocina, en fin, que cada una/o que dedique la media hora de espera a lo que le sea más útil, jejeje.



MAGDALENAS

Ingredientes para 12 magdalenas:


  • 2 huevos
  • 180 gr de azúcar
  • 60 gr de leche entera
  • 170 gr de aceite de oliva
  • 210 gr de harina de trigo
  • 7 gr de levadura en polvo
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de canela
  • ralladura de limón o un chorrito de agua de azahar

Lo primero que haremos será batir los huevos con el azúcar hasta que nos quede una mezcla esponjosa y blanquecina (si es con amasadora a velocidad media), a continuación mezclamos la leche y el aceite y se lo añadimos a ésta mezcla. Por otro lado tamizamos la harina con la canela, la sal y la levadura y le incorporamos la ralladura de limón. Lo vertemos sobre la mezcla de huevos y azúcar y mezclamos a velocidad suave; una vez mezclado batimos ahora a velocidad alta durante 3 minutos. Tapamos la masa con un film y llevamos a la nevera durante 4 horas mínimo o metemos en el congelador durante media hora.
Ahora aprovecharemos para precalentar el horno a 210º C y preparar una bandeja para magdalenas con las capsulas, (si no tenemos esta bandeja de hornear magdalenas, podemos comprar capsulas desechables de aluminio y meter las capsulas aquí, ya que éstas aguantan el peso, de otra manera las capsulas se abren y las magdalenas no quedan altas).
Cuando saquemos la masa del congelador o frigorífico, volvemos a batir de manera enérgica durante 1 minuto para meter aire a la masa. Llenamos las capsulas 3/4 partes de su capacidad (yo uso una cuchara de servir helado ya que es la medida justa y resulta muy cómoda). Ponemos una media cucharada de azúcar blanquilla encima de cada magdalena y horneamos durante 18 o 20 minutos a 190ºC. Y ya tenemos listas nuestras magdalenas caseras, de verdad que merece la pena, el sabor es el tradicional y nada que ver con las compradas. ¡animaos a hacerlas! como os dije, la receta es infalible. Besitos.