sábado, 16 de mayo de 2020

Huesitos




Una de las mejores cosas que he hecho en mi vida, ha sido aprender Lengua de Signos. Para mi la LSE es parte de mi vida, gracias a ella tengo un trabajo que me apasiona y gracias a ella tengo amigos y amigas que considero mi familia.
Además de tener unos profes magníficos, Loli y Joaquín, el compañerismo que se forjó en ese curso fue especial...y cuando después de 5 meses el curso finalizó, me había enamorado de la Lengua de Signos, y había hecho unas amigas que estaba segura que iban a ser tan especiales como el curso, Vanesa, Yolanda, y Araceli.
Araceli y yo además, tuvimos la oportunidad de trabajar juntas en ASOAL (Asociación Provincial de Personas Sordas de Almería). Trabajar con ella fue fantástico, porque es de las personas más trabajadoras, resolutivas, constantes y eficientes que conozco, de verdad que quien la tiene de compañera es afortunado/a. Y además si le unes que es inteligente, super culta, divertida, cariñosa, amigable, sensible y empática, la hacen ser la amiga que todo el mundo desea tener a su lado. 
Por eso, aunque ya han pasado 15 años desde que somos amigas, y cada una tomó caminos paralelos pero diferentes en el trabajo y no nos vemos muy a menudo, la quiero como el primer día y sé que ella a mi también, y con lo trabajadora, positiva y constante que es, sé que cualquier piedra que se ponga en su camino, la va a coger y la va a pintar de colores para hacerse un pisapapeles. ¡Amiga, te quiero mucho!
¡Ah! y como no hay nadie perfecto..."Araceli, aunque la cocina no es lo tuyo...ésta receta seguro que la bordas".



INGREDIENTES:

  • 1 paquete de galletas para helados (20 unidades)
  • 200 gr de Nutella o la crema de avellanas que más os guste
  • 300 gr de chocolate con leche para postres
  • 1 chorrito de aceite de girasol o coco


Untar cada una de las galletas con la Nutella hasta formar un bloque de 5 capas. Tendremos por tanto 4 galletas grandes. Las llevamos 2 o 3 horas al frigorífico o 30 minutos al congelador para que la crema endurezca.
Pasado este tiempo, cortamos nuestras galletas en 3 trozos para dejarlas del tamaño de los Huesitos. 
En un bol ponemos los 300 gr de chocolate con un chorrito de aceite de giradol o de coco y lo llevamos al microondas calentando de 20 en 20 segundos hasta que se funda por completo. Removemos bien, y bañamos nuestras galletas en el chocolate. 
Así de fácil es hacer Huesitos caseros. Ya solo nos falta regrigerarlas hasta que el chocolate solidifique y estarán listos para comer.

La receta es del libro de Sandra Mangas La Receta de la Felicidad, el que veis en la imagen y que Araceli le regaló a una de mis hijas en un cumpleaños. 




viernes, 1 de mayo de 2020

Tortitas


Cuando me mudé con mis padres a Almería desde Melilla, en plena adolescencia, sólo puedo deciros que lloré mucho porque me habían separado de mis amigas, que me dió por hacer tortitas y que pensaba que no iba a hacer amigas nuevasy entonces...aparecieron ellas.
Las "Tomates Verdes Fritos" se conocían desde los 3 años, eran amigas inseparables (a esas edades las amigas son hasta más importante que la familia para una misma jejeje), pero no dudaron , no tardaron en hacernos un hueco en su pandilla a Gloria (la otra nueva) y a mi.
Han pasado 31 años y puedo decir, que estoy super orgullosa y feliz de ser una "Tomate Verde Frita". Me emocino cada vez que recuerdo cómo Gloria (que nos empeñamos en que seríamos familia algún día y me ha dado unos sobrinos que tienen los ojos igualitos a los míos jejeje) venía a buscarme a mi casa para "obligarme" a salir, cómo empezamos a quedar con las otras Tomates en el Parrilla Pasaje, más tarde en el Pedra, en el Sube y Baja...y cómo compartimos ropa, planchas del pelo, maquillaje, confidencias, secretos de chicos y hasta alguna que otra borracherilla jajaja. 
Nos cuesta vernos lo más grande... porque cómo es lógico cada una hizo nuevas amistades. Quedamos en tal fecha y a tal hora y..."yo no puedo","yo por la mañana", "yo por la tarde", "yo por la noche" peeeeeero, que sensación tan increíble es saber que están, para todo, estamos.
Y ahora en la cuerentena, no falta ninguna a nuestra cita los viernes por la noche para contarnos confidencias, problemillas, recordar anécdotas, en definitiva para recordarnos cuánto nos queremos.
Carmen Moreno, Carmen Tristán, Carolina, Cristina, Gloria, María, Natalia, Silvia, Susana y yo somos las "Tomates Verdes Fritos" porque como en la peli...nuestra amistad puede con todo. ¡Os quiero amigas!


INGREDIENTES:

  • 200 ml de leche entera
  • 50 gr de mantequilla
  • 30 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 gr de harina normal
  • 10 gr de levadura tipo Royal
  • 1 chorrito de esencia de vainilla (opcional)
  • 2 huevos 
  • Aceite o mantequilla para la sartén

Vertemos todos los ingredientes a temperatura ambiente (a poder ser) en un recipiente y batimos a velocidad media hasta que esté todo bien integrado. 
Cogemos una sartén más bien pequeña, o del tamaño que queramos hacer nuestras tortitas y pincelamos con aceite o matequilla. Cuando esté caliente lo ponemos a fuego medio y con un cacito echamos nuestra mezcla. Para saber que  ya tenemos que darle la vuelta, nos fijamos en que comienzan a aparecer burbujitas en nuestra masa. La doramos por el otro lado y ya las tenemos listas.
Podéis poner por encima Nutella, mermelada, miel, siropes, frutas, frutos secos o ...tomarlas tal cual. 

"Tomates Verdes Fritos", sé que lo vuestro no es la cocina (excepto las Carmenes que son muy cocinicas y muy fans de mi blog) pero...ésta receta está chupada y me la debéis jejeje.









viernes, 24 de abril de 2020

Bixcocho de zanahorias



¿Exíste el amor a primera vista? pues yo estoy convencida de que sí. Claro, que hay muchas formas de sentir amor, no estoy hablando del amor a primera vista de pareja y que se convierta en un amor para toda la vida, no, sino de la atracción o el "felling" que en ocasiones sentimos hacia alguien o hacia alguna cosa.
Y así fue mi amor a primera vista hacia mi compañera y ahora amiga Inma, fue conocerla y sentir..."me gusta y estoy segura de que seremos amigas". Hace poquito que nos conocemos, hemos intimado, nos hemos hecho compañía, hemos hecho una pandilla  y hemos disfrutado juntas, así que coincidiendo que hoy es su cumpleaños, pues aquí en mi blog (donde sabes que tanto me gusta "desnudarme") te deseo la mayor felicidad del mundo hoy y siempre y espero que nuestra amistad nos haga vivir momentos preciosos. Y respecto a la pandilla...pues lo mismo, "Las Lomo en Manteca" (nuestro apodo es por habernos conocido en Vejer de la Frontera y ser el producto más típico de alli, jejeje) fue amor a primera vista, Irene, Laura "grande" y Laura "chica", ellas junto con Inma y conmigo nos hicimos la vida muuuuuy agradable en Vejer, dónde estábamos solas por trabajo. Nos hemos escuchado, nos hemos animado, hemos descubierto rincones preciosos juntas, hemos disfrutado de atardeceres en el Palmar increibles, hemos reído una jartá, hemos bebido vino a la naranja lo mismo (jejeje), y en definitiva, hemos hecho una amitad preciosa que a día de hoy, hasta en el confinamiento que vivimos, somos un gran apoyo las unas para las otras. ¡"Lomos en Manteca"...que bien haberos conocido!
Y siguiendo con el amor a primera vista...esto es lo que sentí yo hace años por éste bizcocho cuando lo hice y lo que siento cada vez que lo hago. Es un bizchocho con mucho sabor, muy jugoso y os prometo que os va a sorprender y sentiréis amor a primera vista por un dulce, jejeje.


INGREDIENTES:


  • 3 huevos
  • 180 gr de azúcar blanca
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 270 gr de zanahorias ralladas o picadas 
  • 240 gr de harina normal
  • 200 gr de aceite de girasol u oliva suave
  • 10 gr de levadura química (tipo Royal)
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de genjibre en polvo (opcional)
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de sal
  • 100 gr de nueces de california o pecanas en trocitos


Primero precalentamos el horno a 180ºC. Rallamos o picamos las zanahorias muy finitas. Por otro lado, tamizamos la harina con la levadura, las especias y la sal (la pasamos por un colador para evitar grumos) y la reservamos.
Mezclamos los huevos, el aceite y la zanahoria y le añadimos los dos azúcares hasta que quede todo bien integrado. Le vamos echando la mezcla de harina poco a poco y batimos de forma suave. Engrasamos un molde de unos 27 cm (yo en ésta ocasión usé uno deshechable alargado de plumcake) ya sabes, un poco de matequilla y de harina para que no se pegue, y horneamos a media altura sobre unos 45 minutos. Pinchamos como siempre para comprobrar que está hecho con un palillo, y si sale limpio, es que está pefecto. 
Como digo, es un bizcocho muy intenso de sabor, y muy jugoso, pero tambien es compacto, por lo que si ves que no lo vas a consumir por completo, no dudes en congelarlo. Lo haces porciones y envuelves bien. Cuando quieras comerlo, solo hace falta sacarlo a temperatura ambiente un poquito antes. 
Y si le echáis chocolate por encima...ummmm ya está para morirse de rico. 



viernes, 10 de abril de 2020

Barriguitas de vieja o Papaviejos


Pues ya hemos llegado al primer Viernes Santo de nuestras vidas...sí, como lo estás leyendo, el primero de nuestras vidas viviéndolo desde casa, porque seguimos en cuarentena por el COVID-19, así que entre las cosas que estamos haciendo de forma diferente, una de ellas ha sido elaborar ésta receta con mis amigas, las "Chicas ASOAL". Un grupo de amigas unidas por la Asociación Provincial de Personas Sordas de Almería, y que tras el paso de los años...que algunas hace mil que pasaron por allí (no hace falta decir nombres jejejej) siguen disfrutando de ratos increíbles juntas. Y uno de los últimos ha sido quedarnos en nuestras casas, pero juntas y... la diversión y el buen rato estaban asegurados.
¿Quién si no iba organizar la reunión (reposteril)? pues Bety, esa amiga con la que todo el mundo puede contar y que además es sosegada, organizada y disciplinada; la presencia de Mirella, fundamental, pues ella era quién nos instruía en la receta... porque cocinera como Mirella, no la conozco, lo mismo te hace un trampantojo, que una espuma de erizo que un postre tradicional; y para supervisar que se cumplían las normas de higiene y salud...allí estaba ella, Alicia, la que si tu ojo no ve, el de ella ve lo tuyo y el del vecino, vamos, que teníamos todas las campanas extractoras como los chorros del oro jejeje. Al ratillo de empezar llegó Loli, que claro, le perdonamos eso y que se tirara 10 minutos para conectar el audio porque luego es la que le saca punta a todo y nos hace reír a todas da igual dónde y el momento que estemos pasando. A todo ésto allí estaba Mariloli con su levadura fresca (ella a lo suyo) que a las 2 horas de terminar la receta, fue cuando nos enseñó el resultado, (lo que nos pudimos reir), no como Angelines que con su dulzura innata y su saber estar hizo unas barriguitas preciosas, y qué decir de Mª Mar, pues que preguntó 40 veces qué se le echaba, que pararamos porque íbamos muy rápido, (abre y calienta unas latas de pisto como nadie jejeje) y que al final no sabemos si hizo las barriguitas o tortitas de camarones. Y cuánto echamos de menos a Plácida...que seguramente estaba poniéndose a punto para la reunión (siempre va impecable  y conjuntada a todos sitios) y al final se nos caducó la sesión cuando ya estaba para entrar jejeje. Y ¿quién fue la alumna aventajadaaaa? pues yo, que se note que tengo un blog de postres, ¿no?
En definitiva, que pasamos un rato divertidísimo, que todas aprendimos a hacer un postre tradicional de Semana Santa y que aunque fui la última en llegar al grupo (y bien que me lo recuerda alguna, jejej) os siento AMIGAS ante todo y para todo


INGREDIENTES:

  • 1 Huevo L
  • 2 ó 3 cucharadas colmadas de azúcar (yo le puse 3)
  • 250 ml (1 vaso lleno) de leche entera
  • 1 corteza de limón
  • 1 rama de canela
  • 2 ralladuras de limón
  • 250 gr (1 vaso y 2 cucharadas más) de harina blanca normal
  • 8 gr o 1/2 sobre de levadura química (tipo Royal) 
  • Azúcar y canela en polvo para rebozar


Ponemos a infusionar la leche con la rama de canela y la corteza del limón (aunque es opcional, se lleva la leche a ebullición y se deja el cazo tapado hasta que se temple o enfríe).
En un bol, ponemos el huevo y lo batimos energicamente con el azúcar. A continuación, agregamos la ralladura de los limones y la leche y volvemos a batir. Por otro lado tamizamos (pasamos por un colador) la harina junto a la levadura y lo vamos echando sobre la mezcla líquida, removiendo con unas varillas o tenedor hasta que se nos va integrando. Se nos queda una masa líquida pero con un poco de consistencia. 
En un cazo o sartén honda ponemos aceite suave a calentar, y cuando esté bien caliente le bajamos la temperatura a la mitad. Con una cuchara grande la llenamos a la mitad y volcamos la masa sobre el aceite, las barriguitas crecerán , así que no pongas muchas al mismo tiempo. Yo fui friendo de 3 en 3. Les vamos dando vueltas para que se doren bien y las sacamos a un plato con papel absorbente.
Por último, pasamos nuestras barriguitas por la mezcla de azúcar y canela y las rebozamos bien. 
Pues nada más, que es lo recomiendo hacer, porque es un postre tradicional de la zona de Almería, muy sencillito y queda muy rico.

PD: Gracias Mirella por prestarme tu receta para mi blog, muac. 


domingo, 5 de abril de 2020

Roscos fritos





Hoy es Domingo de Ramos, oficialmente hoy comienza la Semana Santa del año 2020, porque un día como hoy Jesús entraba en Jerusalén y la multitud lo aclamó como el Mesías, agitando palmas y ramos de olivo. Pero hoy la celebración será diferente. Hoy no se puede ir a Misa, y por lo tanto hoy no podemos llevar a casa los ramos vendecidos, hoy no estrenaremos alguna prenda de ropa para ir a ver la procesión de la Borriquita...hoy nos seguiremos quedando en casa.
Pero lejos de ponernos tristes...nos metemos en la cocina a hacer algún dulce típico de éstas fechas. Los dulces siempre animan, ¿no? y si lo unimos a tradiciones...pues parece que saben mejor, porque es cómo esperar ésta fecha para poder comerlos y la espera hace que le tengamos más ganas, por lo menos a mi me pasa.
Pues en ésta ocasión os traigo unos roscos fritos con la receta de mi suegra, sí una receta de las que sí o sí he tenido que adaptar y me ha costado mucho elaborar, porque a la pregunta de ¿suegra, cuántos gramos de harina? la respuesta era..."pues tú vas echando hasta que admita, como 2 puñados gordos"...a la pregunta ¿"sue" cuántos gramos de azúcar? la respuesta era..pues según te gusten de dulzor, a mi ya sabes que no me gustan muy dulces; a la pregunta de ¿cuánta levadura? la repuesta era..."pues un puñaico"...jajaja así todo, bueno no, que lo que me quedó claro era que tenía que echarle "2 huevos" (en todos los sentidos jejeje)
Así que allá va mi receta con gramos y unidades...espero que mi suegra me dé el visto bueno. Gracias por compartir tu receta, Carmela la del Cano. 



INGREDIENTES:
Para unos 12 roscos

  • 2 Huevos XL o 3 huevos M 
  • 100 gr de azúcar o 5 cucharadas bien colmadas
  • 70ml de aceite suave o 7 cucharadas
  • 90 ml  de leche entera o 9 cucharadas
  • 2 gaseosillas El Tigre o 1 sobre de levadura tipo Royal
  • 550 gr de harina blanca normal aproximadamente
  • Raspadura de 1 limón
  • 1 rama de canela
  • Canela en polvo para rebozar
  • Azúcar para rebozar
  • aceite suave para freír

Ponemos en un cazo a infusionar la leche (ésto es opcional, pero a mi me gusta complicarme según mi suegra jeje) con una cáscara de limón y una rama de canela, es decir, se lleva la leche a ebullición y se deja que se enfríe. (Se puede hacer en un vaso en el microondas que es más cómodo).
En un bol ponemos los huevos y echamos  el azúcar batiendo bien para que se integre, puede ser con un tenedor o unas varillas. Después echamos la leche, el aceite, las gaseosillas y una cucharadita de canela en polvo, y removemos bien. Por otro lado mezclamos la harina con la levadura (si no tenemos gaseosillas) y la vamos echando removiendo hasta que la masa se vaya ligando. Tiene que quedar una masa un poco pegajosa, porque si no, luego los roscos quedan duros. 
Pasamos nuestra masa a una encimera limpia en la que untamos un poco de aceite al igual que en nuestras manos. La amasamos hasta que veamos que se ha quedado lisa, un poco, no hace falta demasiado y en un recipiente la dejamos reposar media hora tapándola con un trapo. Mientras, preparamos un bol con azúcar y canela y el aceite para freir.  
Para darle forma a nuestros roscos podemos usar varias formas, mi suegra coge una bolita de masa, hace un churrito, pega los extremos y luego le hace un corte por el medio, para que queden como dobles. Otra forma, es hacer 2 bolitas, unirlas y hacerles un agujero en medio (la que a mi me gusta) y por último estirar la masa y con un vaso y una taza de té hacer los cortes circulares (así quedan muy redondos pero un poco aplanados).
Ponemos un cazo o sartén honda con aceite suave y cuando esté caliente vamos echando nuestros roscos dándoles vueltas hasta que queden bien dorados. Los pasamos a un plato con papel absorbente y a continuación los rebozamos por una mezcla de azúcar y canela.

Y ya están listos, que mejor manera que pasar un Domingo de Ramos en casa, ¿verdad? 



miércoles, 18 de marzo de 2020

Mikados negros y blancos



Esta receta es una receta hecha más que nunca para los peques de la casa, y es que la situación tan de película que estamos viviendo por el dichoso coronavirus, nos ha obligado como bien sabéis a quedarnos en casa. Ya en la entrada anterior reflexioné un poco sobre ésta situación, sobre lo positivo que debemos sacar de éste tiempo, pero la realidad es que el estar confinado en casa....no es nada fácil, y los peques tan acostumbrados a tener miles de actividades, de repente se ven sin un plan, sin su rutina diaria...y aunque afortunadamente la mayoría no siente miedo (bendita inocencia) , sí que se aburren con facilidad

Por ello, éstos mikados son perfectos, son como hacer una manualidad comestible ya que con la masa la trabajaremos como si fuese plastilina y después darle el baño con el chocolate es super divertido. Así que anotad bien y poneos manos a la obra...que el buen rato está asegurado y además están riquísimos.

INGREDIENTES:

  • 200 gr de harina normal
  • 40 ml de aceite de oliva suave
  • 35 gr de azúcar
  • 75 ml de agua
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 tableta de chocolate con leche postres
  • 1/2 tableta de chocolate blanco postres
  • Esencia de vainilla (opcional)
  • Aceite de girasol

Mezclamos la harina con la sal. A continuación añadimos el aceite, el agua, el azúcar, la vainilla (si le echamos) y removemos bien. En el mismo bol  integramos y pasamos a la encimera para amasar durante unos 3 a 5 minutos y formamos una bola.
Precalentamos el horno a 180ºC. Cogemos pequeñas porciones de masa y la vamos estirando (haciendo churritos como con la plastilina) haciéndola rodar,  intentando hacerlos lo más finos posible. Los disponemos en la bandeja del horno sobre papel y horneamos durante 15 minutos, o hasta que los veas doraditos. Después calentaremos el chocolate, poniéndolo en un bol con un chorrito de aceite de girasol y lo metemos en el microondas de 20 en 20 segundos hasta que se derrita. Mojaremos los palitos y los dispondremos sobre papel de horno para después refrigerarlos y que endurezca el chocolate. 
Y ya los tenemos listos, son divertidos de hacer y están muy ricos. 

Ánimo con la situación , que aunque es dura, por el desconocimiento, por la privacidad de relaciones sociales, familiares, por la prohibición de salir de casa, por ver cómo están muriendo personas a nuestro alrededor, ...debemos ser responsables y estamos demostrando que somos solidarios y pasará, saldremos de ésta y valoraremos todo aún más. Y pensad con cariño y admiración  en nuestros mayores, pues como dice mi tita Victoria..."Yo es la primera vez que vivo una pandemia, pero viví una guerra y fue muy triste y desoladora". 

La receta original la tomo prestada de Sugar Crown...¡gracias!